Ultimas carreras disputadas

22/09 Maratón de los Galayos (41k) 7h25'57"

29/09 Carrera popular corazón (10k) 48'52"

07/10 Roncesvalles-Zubiri (21,2k) 2h04'10"

Próximas carreras

28/10 Dublin maratón
11/11 Medio maratón Moratalaz
02/12 Sorrento-Positano
09/12 Media maratón Villaverde
03/02 Cross alpino cebrereño

sábado, 13 de octubre de 2018

RONCESVALLES-ZUBIRI 2018

Una crónica rápida de esta carrera que he corrido este año tras un paréntesis de 5 años sin hacerlo, es la 5ª vez. Hace años tenías que estar delante del ordenador cuando se abrían inscripciones porque volaban en minutos, ahora ya duran mucho, quizás incluso no se hayan llegado a agotar este año, es algo que le ha pasado también a otras como por ejemplo la Behobia-San Sebastián.
No es una carrera barata, 38€, si bien incluye una buena comida para el corredor y aparte dan la camiseta, una botella de vino y alguna cosilla más. A mí me merece la pena.
Viaje el sábado a mediodía para llegar y alojarnos en el mismo Roncesvalles, este año en un apartamento en el hotel Roncesvalles (Casa de los Beneficiados). Muy bien y muy práctico, además situado a 20 m. de la bonita Colegiata y a escasos 200 m. de la salida.
El sábado por la mañana nos fuimos a dar una vuelta a Saint Jean Pied Port, localidad francesa situada a unos 30 km. que suele ser punto de partida del Camino de Santiago francés. Además es bonito. Fue una mañana soleada con temperaturas de hasta 25º. 
EL RÍO NIVE A SU PASO POR SAINT JEAN PIED PORT
Pero la tarde ya cambió, cuando fuimos a Zubiri para recoger el dorsal ya se había nublado y la temperatura había bajado, era lo pronosticado, junto con la lluvia que cayó algún rato. En Zubiri estuvimos un rato con Ana, Alex y Sergio (Mayayo), ella ha completado todas las ediciones hasta el momento, y él también aunque algunas en modo reportero. Mayayo este año corría el trail nocturno, que se disputaba por 1ª vez (también hay todos los años una marcha senderista el sábado por la mañana), y que según él estuvo muy bien y no era muy técnico, una buena opción para doblete otro año. En carrerasdemontaña.com tienes detalles y crónica del finde.
CON SERGIO, ANA, ALEX y OTROS CONOCIDOS SUYOS
El domingo la carrera comienza a las 11, y estando alojados al lado es un gustazo no madrugar y desayunar tranquilamente en la habitación. Yo me alegro sobre todo por Mapi, que es más dormilona.
Ha estado lloviendo casi toda la noche, conozco el camino y por suerte no es de los que se embarra mucho, de hecho apenas hubo barro, algún que otro charquito y poco más.
Por la mañana no llueve y hace fresco, en torno a 11º, pero es ideal para correr y con unos manguitos se está bien. Saludo a Pepe Cortés, que no falta nunca aunque ahora está como voluntario, no puede correr, y también aparecen Ana y Alex. 

CON ANA y ALEX, 10' ANTES DE LA SALIDA

RECORRIDO DE CARRERA
A las 11 sale la carrera, tras el tradicional aurresku, del que este año ni me entero porque estoy atrás. Hay un cambio respecto a la última vez que la corrí, ahora el tramo entre Roncesvalles y Burguete se hace por carretera, me parece mucho mejor, porque el sendero, que discurre en paralelo a la carretera a pocos metros de ella es estrecho y se forman muchos tapones. Es un muy ligero descenso que da para ponerse a poco más de 5'/km. 
SALIDA DE CARRERA
En Burguete nos acoplamos al camino y giramos a la derecha para coger ya un sendero, ahora ya se va más suelto y sólo hay un tapón para cruzar un riachuelo por un puente, ahí se pierden en torno a 2', normalmente yo cruzo por el agua, pero dado que está oscura y no se ve el fondo, y no lo hace nadie más cruzo por el puente. 
SALIENDO DE BURGUETE
Después tras una primera cuesta fuerte aunque corta llegamos a Espinal, en ese momento está lloviendo. No dura mucho y sólo habrá otro momento de ligera lluvia más adelante.
Tras Espinal viene la subida al alto de Mezkiritz, esta ya es más larga aunque pendiente moderada, la subo del tirón y poco después cruzamos la carretera de nuevo en el alto de Mezkiritz.
A partir de ahí tenemos sobre todo una buena bajada, algún tramo pavimentado con pizarra que se baja con un poco de miedo porque parece que se puede resbalar, pero se puede dar bastante cera. De nuevo cruce de carretera en Viscarret-Guerendiain donde hay un avituallamiento (el 1º fue en Espinal).
A partir de ahí algunas subidas cortas y llegada a Lintzoain para coger la peor subida, es bastante fuerte y lo suficientemente larga para hacerla caminando, vamos, yo no puedo subirla corriendo. Después tramos  ya corribles, atravesamos por última vez la carretera en el alto de Erro y a partir de ahí bajada fuerte, estábamos advertidos de tramos peligrosos porque la lluvia había dejado piedras sueltas, también hay tramos con rocas adheridas con salientes peligrosos. Con cuidado en esos tramos completo la bajada y entro en Zubiri por su puente medieval cruzando meta tras 2h04', bastante satisfecho, es buen tiempo para mí dado el perfil y además he disfrutado mucho, es un tramo del camino de Santiago muy bonito. 

ENTRANDO EN ZUBIRI

LLEGADA A META
En meta me espera Mapi, no me ha podido ver en más sitios y de hecho ha llegado hace poco rato, al cruzar la carretera en bastantes puntos se corta el tráfico. 
Me cambio y volvemos para ver la llegada de Ana un rato después.
Para completar la jornada la habitual comida en el polideportivo municipal, el menú incluye una bebida, aparte en las mesas hay vino y agua, pochas a la Navarra, ternera a la Navarra, queso, un postre, café y pacharán. 

Tras la comida, de vuelta a Madrid aprovechamos para hacer una breve visita al Cerco de Artajona, que tenía pendiente. 

CERCO DE ARTAJONA
Las crónicas de las otras 4 ediciones que corrí:
Ahora ya pensando en Dublín, la próxima cita, deportiva y cervecera.

jueves, 27 de septiembre de 2018

RIBERA RUN RACE 2018

La "Ribera Run Race" la conocía de nombre del año pasado, aunque no sabía ningún detalle sobre ella. Fue este año en Somiedo cuando Óscar Delgado me la recomendó, y allí mismo pude preguntarle acerca de ella a Depa, su organizador. La única pega era que se disputaba una semana después del Medoc y una semana antes de los Galayos, o sea, el calendario iba cargadito, no sólo de carreras sino también de viajes. Las ventajas de esta carrera eran que el viaje era cortito, a Peñafiel, y que para la carrera grande daban 12 horas. Tras mirar los recorridos finalmente me animé a inscribirme y lo hice a la distancia mayor, los 56 km. (desnivel positivo 500 m.).
El viernes 14 a mediodía viajamos Mapi y yo a Peñafiel, nos alojamos en el hotel Convento Las Claras, que ya conocía de otra estancia años atrás. Nos acercamos al hotel Pesquera a recoger el dorsal, allí pudimos saludar a Óscar, que estaba ayudando a la organización. Después volvimos a nuestro hotel para darnos una sesión de spa.
CON ÓSCAR DELGADO
El sábado temprano arriba, por suerte el lugar de salida y meta, la bonita plaza del Coso, estaba situada a poco más de 500 m. del hotel. Ya en la plaza pudimos saludar a Depa y a varios conocidos, Antonio, Capi, Francisco Javier, Enrique Benito y Luis Arribas. 
CON CAPI, BENITO y OTRO CORREDOR

CON FRANSCISCO JAVIER y SUS COMPAÑEROS DE LA PANDA DEL MURO

JUNTO A DEPA

CON LUIS ARRIBAS y ANTONIO LÓPEZ
Tocaba una carrera con mucho calor, y esa fue una de las razones por la que no llevé disfraz, ya terminé un poco harto tras la carrera del Medoc, disfrazado y también con bastante calor a ratos. 
LA PLAZA DEL COSO CON EL CASTILLO AL FONDO
El ritmo en carrera iba a ser una incógnita, el miércoles salí a trotar por el barrio y molestias en el tendón de Aquiles me hicieron parar cuando apenas llevaba 5', el jueves y viernes incluso me molestaba ligeramente a ratos al caminar. Así que podía suceder que tuviera que hacer la carrera caminando, cosa factible en 12 horas, aunque no deseada. 
RECORRIDO DE CARRERA
A las 9 se daba la salida, dos horas después saldrían los corredores de la carrera de 25 km. No había material obligatorio, sí recomendado, obviamente el principal era el agua. 
SALIDA DEL TRAMO NEUTRALIZADO
Los dos primeros kms eran un recorrido por las calles de Peñafiel, que incluían el paso dentro de las bodegas Protos, y ya a las afueras parábamos y nos reagrupábamos de nuevo, había sido un tramo neutralizado. La carrera comenzaba ahora. En esos dos kms yo no había sentido ninguna molestia.
El primer tramo hasta las bodegas Tresmano lo hice en compañía de Antonio, fue la parte más bonita, pegados al río Duero por un camino muy agradable y por sombra, además a esas horas aún no hacía mucho calor, el sendero era blando, ideal para mis tobillos. 
En compañía de Antonio avanzamos de charleta a buen ritmo, el camino era un continuo sube y baja, pero de rampas cortas aunque algunas con buena pendiente. Sobre el km. 6 el primer avituallamiento, agua. 
Poco más de 1 km. después dejamos el cauce del río y salimos de la vegetación, yo noté mucho el cambio, se notaba ya algo de calor y mi ritmo y sensaciones decayeron ligeramente. 
Pasado el km. 11 llegábamos al avituallamiento de la bodega Tresmano, muy cerca de Padilla de Duero, allí nos esperaba un poco de embutido y un fresquito y buen vino, servido además en copas de cristal. Por supuesto también agua y fruta. A partir de ahí Antonio ya iría por delante a su ritmo.
CON ANTONIO EN EL AVITUALLAMIENTO DE LA BODEGA TRESMANO
Continúo ya solo, una pista nos volverá a conducir junto al Duero, y poco después lo cruzaremos por un bonito puente peatonal de madera laminada que poco más de un kilómetro después nos hará llegar a la bodega "Dehesa de los Canónigos" en el km. 17, allí me espera Mapi. 
CRUZANDO EL DUERO

Espectacular este avituallamiento, en unos bonitos jardines junto a la bodega, con música, agua y fruta, igualmente vino en copas de cristal (todos fueron así salvo en Emina) y jamón serrano. Lo bueno de esta carrera es que dan una pulsera para el acompañante de manera que este puede disfrutar igualmente de los avituallamientos.

BODEGA "DEHESA LOS CANÓNIGOS"

Continúo la carrera, toca un tramo por pinares, con algunas sombras, es también un tramo con pistas muy arenosas, bastante incómodo. Después volvemos al sendero junto al Duero y así llegar cómodamente al siguiente avituallamiento en el km. casi 23, este es más pequeño y está situado junto al bonito monasterio de Valbuena, en San Bernardo. 
Y por carretera poco más de un kilómetro después llegamos al avituallamiento de bodegas Emina, km. 24 y de nuevo está Mapi. Llego tras 2h43'. En ese punto es donde finaliza la carrera de 25 km.
LLEGANDO A LA BODEGA EMINA

De nuevo vinito fresco y otros buenos productos, a partir de aquí la carrera ya no será igual.

Se acabaron las sombras, y también el perfil plano en los siguientes kilómetros. Cruzamos la carretera y comienza una pista ascendente que nos hace subir unos 150 m. en cerca de 3 kms, pasan ya de las 12 y se nota mucho el calor, tanto que ya no correré salvo que el perfil sea descendente y en algún caso sin desnivel. Arriba corremos junto a los viñedos, algunas veces los atravesamos. Los tres kilómetros que hacemos por arriba se me hacen largos, hasta que finalmente volvemos a bajar para llegar al avituallamiento de la bodega "Hacienda Monasterio" en el km. 31  

BAJANDO HACIA LA BODEGA "HACIENDA MONASTERIO"
Veo a Mapi de nuevo y me refresco, por suerte el avituallamiento está a la sombra. Otro buen vinito al cuerpo con su buen aperitivo.
Bajamos hasta la carretera y toca el peor tramo, la pista en paralelo, se hace duro con el calor. 

No se tarda en llegar a Pesquera de Duero, al comienzo de pueblo está la bodega Nexus, en la que yo creía que estaba el avituallamiento, pero debían haberlo cambiado y hubo que atravesar todo el pueblo para llegar al avituallamiento de la bodega Tinto Pesquera, km. 39.
ENTRANDO EN LA BODEGA "TINTO PESQUERA"
Había mucha gente, turistas en catas y visitas de bodega. Tras beber agua y coca.cola aproveché para sentarme en una mesa con Mapi y tomar el correspondiente vino con un guiso de patatas calentito muy rico. Eso sí, lo de sentarse no fue buena idea, luego costó ponerse de nuevo en marcha. 
Salida de Pesquera, seguimos por pistas con el sol atizándonos en lo alto, y de nuevo tras cruzar una carretera viene otra subida larga, e inmediatamente bajamos, lo que sirve para trotar un poco y soltar piernas. De inmediato llegamos a Curiel de Duero donde otea su castillo, al que por suerte no hay que subir. En el km. 45 se encuentra el avituallamiento de la bodega Comenge, muy bueno también. Con el castillo a la vista, unos jardines con una pequeña laguna, un grupo tocando música, y por supuesto vino acompañado esta vez de carne a la plancha, en el jardín había mesas y sillas (esta vez no me senté). 
CASTILLO DE CURIEL DE DUERO


AVITUALLAMIENTO BODEGAS COMENGE
Y en ese avituallamiento coincidí, como en otros anteriores, con Raúl, al que también seguía su chica y un amigo, no le conocía y andaba desde hacía bastante rato con tirones cada vez que corría, con lo que iba caminando. Parecía estarse pensando lo de abandonar (desde luego puestos a dejarlo aquel era un sitio cojonudo). Le dije que siguiera, que iríamos juntos tranquilamente.
Y así se convirtió en mi compañero hasta meta, caminando a buen ritmo y trotando muy ligeramente cuesta abajo. 

Sobre el km. 48 llegábamos a las bodegas Legaris, último avituallamiento antes de llegar de nuevo a Peñafiel.

BODEGAS LEGARIS
Continuamos, cruzamos el Duero por el puente de piedra y poco después por otro puente de madera cruzamos el Duratón junto a su desembocadura.

PUENTE SOBRE EL RÍO DURATÓN
Siguiendo el Duratón llegamos a Peñafiel, en un tramo en el que vamos por la sombra de los árboles, se agradece un montón, entramos en el pueblo y nos dirigimos al penúltimo avituallamiento en el km. 54, las archiconocidas bodegas Protos, donde degustamos otro buen vino.

BODEGAS PROTOS CON EL CASTILLO AL FONDO
Ya sólo nos queda subir al castillo de Peñafiel, y no lo haremos por la carretera, sino como suele decirse, a cholón. Es una subida durilla aunque corta, hace muchísimo calor, debe ser el que refleja la piedra del castillo cuando vamos junto a él. Aunque haya sido durillo hay que subir sí o sí.Subimos un murete por una escalera de mano para situarnos junto a la muralla, bordearlo y llegar a la zona de la entrada, allí el último avituallamiento, a 500 m. de meta, para tomar un vino rosado.
AHÍ ESTAMOS ARRIBA JUNTO A LA MURALLA EXTERIOR
La bajada del castillo es lo peor, el primer tramo tiene mucha pendiente y es de tierra, directamente pongo un culo a tierra y bajo así. me evito el culazo. Después ya llegamos inmediatamente a la plaza del Coso para entrar en meta tras 8h54'. 
ENTRADA EN LA PLAZA DEL COSO


LLEGADA A META CON RAÚL

Tras comentar un poco la carrera con Depa y recibir el trofeo finisher, una copa de cristal con el símbolo de la carrera degustamos más vinos, ya que podamos tomar cuantos queramos. 

OBJETIVO CONSEGUIDO

CON MAPI, MI AMOR y FIEL SEGUIDORA
Resumiendo, se trata de una buena carrera, si bien se ha hecho muy dura por el calor. A modo de comparación con el maratón del Medoc, que podría ser la carrera de referencia de este tipo, diré que la francesa destaca por su colorido y ambiente, se trata de más de 8000 personas que en su mayoría van más o menos disfrazadas. Sin embargo el recorrido es un poco más bonito aquí (aunque en el Medoc se pasa junto a chateaux realmente bonitos), y por supuesto los avituallamientos de la RRR son mejores, el poder tomar el vino fresquito y en copa de cristal en vez de del tiempo en vaso de plástico es un lujo (obviamente es casi inviable en un avituallamiento donde pasan 8000 corredores, aunque en uno lo había), además tantos corredores es demasiado caótico en los primeros kilómetros, está un poco saturado.
Sin duda esta será una carrera a la que vuelva. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...